Antes debemos entender, que si comparamos el tratamiento con una dieta, vamos a fallar.

¿Por qué lo digo?

Si buscamos la definición de dieta, para la Real Academia de la Lengua Española el significado es el siguiente: “Conjunto de sustancias que regularmente se ingieren como alimento” En otras búsquedas encontramos que: “Una dieta es la cantidad de alimentos y bebidas que se le proporciona a un organismo en un periodo de 24 horas, sin importar si cubre o no sus necesidades de nutrición”

Como les mostraré las dos definiciones que coloco están lejos de parecerse al tratamiento del que les quiero hablar.
El punto con el que quiero iniciar es explicando el porque si hacemos esta comparación de entrada estamos mal y es que las dietas fueron creadas con el fin de bajar de peso rápidamente y vender; pero se olvidan de cómo el organismo se puede descompensar a raíz de ellas, adicionalmente una vez abandonas cualquier tipo de dieta recuperarás tu peso en un abrir y cerrar de ojos.

A diferencia de las dietas convencionales que te prometen bajar de peso milagrosamente, este tratamiento plantea reiniciar y reordenar tu cuerpo para que puedas comer de todo sin subir tu peso nuevamente, pero primero tenemos que adaptarnos y regularlo, es decir, tenemos que enseñarle cómo es que tiene que metabolizar la comida.

No sé si sepan pero nuestros cuerpos a raíz de los malos hábitos han desarrollado  un metabolismo de reserva, es decir, cuando comemos nuestro cuerpo metaboliza los nutrientes, usa lo que necesitamos convertir en energía y lo demás lo guarda en el tejido adiposo como grasa (esto lo aprendí investigando y lo comprobé después en Natural Body Center), aunque en realidad deberíamos tener un metabolismo de supervivencia, es decir, que metabolizamos los nutrientes de los alimentos en energía pero no deberíamos guardar nada.

Es por eso que quiero contarles mi historia y explicarles lo que es el tratamiento desde mi punto de vista como paciente y sobre lo que he aprendido pues tuve problemas de sobrepeso y al día de hoy puedo comer todo tipo de platillos, (obvio sin excesos) logrando conservar mi peso, esto porque estoy a punto de cerrar mi ciclo de estabilización, que es finalmente lo que busca el tratamiento; pues no es solo bajar de peso y ya, sino que te enseñan a mantenerte, comiendo saludablemente.

 ¿Cómo logré no fallar?

Les confieso que el proceso no fue fácil, pero puedo decir que entendí lo que hace este tratamiento y se los quiero explicar con mis propias palabras, para que ustedes mismos se den cuenta y puedan experimentar la dicha que siento yo al día de hoy.

Desde pequeño he tenido pésimos hábitos alimenticios, mi desayuno de niño era un vaso de Coca Cola, a veces con paquetes de papas, o productos industrializados como galletas de dulce, o cualquier galguería y estamos hablando de apenas el desayuno.

El almuerzo para no entrar en detalles era cualquier cosa rápida: hablamos de hamburguesas, pizzas, ocasionalmente pedía carne o algo así y siempre venían acompañadas por un sin fin de harinas como: papas a la francesa, yucas, arepas, etc.

Y en la comida ni hablar, siempre picaba cualquier cosa que encontrara en la casa, tengo que resaltar que rara vez había frutas o verduras y principalmente tenía paqueticos o cosas fáciles y rápidas de comer.

Ahora que saben como me alimentaba entenderán lo difícil que fue cambiar todas estas conductas dañinas, pero antes de seguir les daré mi explicación de lo que entiendo es el tratamiento de regulación metabólica:

Proceso mediante el cual se resetea tu cuerpo, se reinicia y se le vuelve a enseñar cómo debe asimilar la comida, debes limpiarlo por dentro para que se le olvide lo mal que está metabolizando la comida, es como cuando formateas un computador, debes volverle a instalar los programas uno por uno, pero no puedes hacerlo en desorden, es decir, no puedes instalar un emulador de juegos sin antes instalarle el sistema operativo y para mi eso es el tratamiento, pues es la forma, en la que tu cuerpo procesa la comida lo que debes restablecer, una vez restablecido vas poco a poco instalándole lo que te gusta: aplicaciones de juegos, programas y demás.

¡Nuestros cuerpos han venido programándose mal; todo lo que comía así fuera poco me engordaba! 

¿Por qué?

Como les estaba comentando al comer tan mal mi cuerpo generó una memoria metabólica en la cual lo más fácil de guardar es la azúcar, pues tu cerebro ama el azúcar y cuando tus células han llevado lo suficiente para el, lo más fácil es guardar el resto y ¿cómo lo guardan? primero empiezan a mandarlo a tus tejidos, después se complica un poco la cosa porque empiezan a juntarlo en tus órganos; algo conocido como la grasa visceral que es la que realmente te daña por dentro.

Sabemos que el metabolismo es un ciclo, pero ¿cómo funciona?

Algunas de las cosas que comemos tienen diferentes grados de complejidad, es decir, no es lo mismo comer pan, que comer solo verduras, porque estas se metabolizan diferente, pues hay más nutrientes en las verduras; en ese orden de ideas estos nutrientes se aprovechan mejor por el cuerpo.

Cambia de hábitos o sigue almacenando todo lo que comes de manera desordenada

Así lo hice y fui aprendiendo a distinguir los grupos de alimentos, a realmente  manejar mejor mis horarios entre comidas y por último a no atragantarme de cosas que no le aportaban nada a mi cuerpo aparte de una momentánea y fugaz sensación de felicidad.

Desde que entré al tratamiento por primera y única vez (espero), he perdido 15,8kg y no se imaginan lo diferente que soy y como me siento ahora. La verdad es que debes ponerte la meta y visualizarte, además para seguir la guía de alimentación solo debes tener creatividad.

¿Y si peco?
Debo reconocer que en alguna oportunidad pequé, pero a diferencia de lo que pensé “eso no pasa nada” el daño fue para mí, pues mi proceso se alargó un poco a raíz de eso. Errar es de humanos, pero si de verdad quieres tener resultados en el tiempo no puedes hacerle trampa a tu cuerpo, puedes engañar a tus médicos pero sabrás que la embarraste y te darás cuenta que así no lo confieses el ciclo puede dañarse.

Solo tú decides que hacer con tu cuerpo
¡Yo me decidí! Desde entonces salgo en videos contando mi testimonio y la gente en serio me ve diferente. No hablo de que ser gordito sea malo, pero en serio de estar con sobrepeso toda tu vida y que después de tomar la decisión puedas cambiar tus hábitos y recuperar tu salud y tu peso normal, no tiene precio.

Mi idea en este artículo es que entiendan y vean este tratamiento como un mecanismo de reprogramación más que como una dieta, porque les juro que intenté mil dietas y nunca pude con ninguna, el estímulo recibido por la Auriculoterapia de verdad influye.

Yo jamás pensé que podía dejar de tomar Coca Cola y ya ven que lo logré, ahora tú puedes lograr todo lo que te propongas, solo debes ser creativo y recuerda que solo tú eres responsable de tus acciones. No culpes al tratamiento si no lo haces a conciencia, porque yo lo hice y te doy mi palabra de que funciona.

Te deseo éxitos si deseas iniciar tu tratamiento, ¡pues vale la pena!, pero no quiero generarte falsas expectativas, pues la única persona que puede hacer que funcione eres tú, siguiendo estrictamente todas las directrices de tú médico.

Saludos, no olvides compartir.

1Comenta

  • Emiliano, febrero 17, 2020 @ 1:24 am Reply

    Excelente explicación lo de la coca cola es verdad yo también deje de tomar la y se ven los resultados y también los jugos sin azúcar osea dejar el dulce lo más que se pueda.y ahora tomas agua antes no tomaba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *